miércoles, 16 de noviembre de 2011

hora del cuento

Todo empezó con un día soleado.


En un pueblito tranquilo


una princesa, esperaba en su castillo


Pero no le gustaban las cosas tradicionales, le aburrían los príncipes valientes montados en sus blancos corceles. Así que espero y esperó



hasta que un día soleado cuando el cielo estaba bien claro lo vió llegar



¡ y qué entrada!


El príncipe había andado un largo camino para encontrarla




y sólo él sabía cómo llegar a su corazón.

6 comentarios:

  1. Gracias Vicky! Va a ser un cuadrito, cuando el enmarcador de cuadros (mi marido!!!) se digne a enmarcarlo! Mientras tanto, son piecitas sueltas.

    ResponderEliminar